La viuda que se hizo prostituta para “salvar” a su familia

Ouma cruza a diario la frontera entre España y Marruecos en Melilla para vender su cuerpo. Su familia se piensa que cuida a un anciano en las noches

Gana al mes entre 1.000 y 2.000 euros. “Lo hago porque quiero. He tenido ocasión de salir de este mundo y he visto que no me compensa…”

Hay decenas de trabajadoras sexuales marroquíes como Ozuna. Detrás de algunas ellas hay mafias que las reclutan y las obligan a prostituirse.

http://www.elmundo.es/cronica/2018/09/18/5ba0f73922601df4278b465d.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *